Visión

Misión

La iglesia alianza con Dios es una denominación cristiana evangélica con más de 18 congregaciones, fundada en 07/7/2002 en la ciudad de Manaus, Amazonas, Brasil. Nuestro objetivo es llevar el mensaje del evangelio del Señor Jesucristo a los que aún no lo conocen, además de establecer su reino en el corazón de aquellos que ya han hecho una Alianza con Dios.

Aparte de eso, creemos que es deber de la iglesia apoyar y ayudar a la comunidad donde está, y a la sociedad de una forma práctica y directa, no solamente desde un punto de vista espiritual, sino también por medio de obras sociales.

Somos una iglesia que busca construir un carácter cristiano genuino, establecido y perfeccionado por medio del conocimiento de la palabra de Dios.

Entendemos que nacimos para marcar la diferencia en este mundo, desde el más pequeño hasta el más grande, todos son parte de la historia del Evangelio de Jesucristo en la Tierra, que se sigue escribiendo hasta la consumación de los siglos.

¡Somos la Iglesia Alianza con Dios, un lugar donde Dios encuentra, toca y cambia vidas!

Los Cinco Ministerios de la Iglesia

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,”

-Efesios 4:11

La Iglesia Alianza con Dios tiene en su visión ministerial los Cinco Ministerios dados por Jesús, que son: Apóstoles, Profetas, Evangelistas, Pastores y Maestros, entendiendo que es necesario tener la persona adecuada en el lugar correcto para que la obra crezca y alcance su plenitud.

Siendo así, creemos en el perfeccionamiento, avance y en la edificación que cada ministerio trae a la iglesia del Señor Jesús, tanto en lo individual como en lo colectivo. Creemos que sería imposible tener un crecimiento sano y equilibrado, donde todas las necesidades fueran plenamente suplidas y/o suprimidas si no hubiera una actuación conjunta de los Cinco Ministerios dados por Jesús a sus hijos.

Al entregarnos cada uno de estos ministerios, Jesús nos prueba una vez más Su amor y cuidado para con nosotros, pues Él desea que crezcamos en unidad de fe y en el pleno conocimiento de su gloria. Por tanto, es importante que cada uno contribuya ejerciendo el llamado ministerial al que ha sido dirigido por Jesús, para que así todos lleguemos al pleno conocimiento y a la perfección de su plenitud divina.

Apóstoles

El Apóstol es un pionero que explora nuevos territorios, tanto geográficos como espirituales. En griego la palabra “apóstolos” (apóstol) significa aquel que es enviado, mensajero o embajador, el que representa a quien lo envió.

Él tiene la autoridad para representar y hablar en nombre del Reino de los Cielos mientras ministra aquí en la tierra. La dimensión espiritual reconoce la autoridad apostólica porque es una autoridad oficial dada por Jesús.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,” (Efesios 4:11-12).

El apóstol busca y trabaja incansablemente para ver el evangelio siendo predicado en toda la tierra.

Profetas

Profeta significa; hablar antes o guiar, es el que exhorta y fortalece en el nombre de Dios. Su función básica es la de recibir un mensaje de Dios y comunicarla fielmente a los hombres. El ministerio profético trae discernimiento y dirección espiritual.

En el Antiguo Testamento, los profetas no eran intérpretes, sino portavoces del mensaje divino (Jeremías 27:4). En el Nuevo Testamento, el profeta hablaba basado en la revelación del Antiguo Testamento y en el testimonio de los apóstoles, edificando y fortaleciendo así a la comunidad cristiana (Hechos 13:1 y 1Corintios 12:28-29; 14:3).

Hoy, el mensaje anunciado por el profeta debe estar siempre de acuerdo con la revelación contenida en la Biblia.

Evangelistas

El Evangelista es el que lleva las buenas nuevas, está divinamente capacitado para comunicar y proclamar el Evangelio del Señor Jesucristo, con señales y prodigios. (San Marcos 16:15-20)

Por ende, se convierte en un mensajero que va de lugar en lugar anunciando la Palabra de Dios, buscando la implantación de su Reino en el corazón del hombre y trayendo así muchas vidas para Cristo (Mateo 28:18-20).

Pastores

El Pastor es aquel que guía el rebaño con capacidad divina para nutrir, cuidar y madurar espiritualmente cada oveja. Son ungidos y constituidos según el corazón de Dios para obrar con ciencia e inteligencia. Lidian directamente con el asesoramiento espiritual. (Jeremías 3:15).

Maestros

El Maestro es el que enseña con un amplio y profundo conocimiento. El maestro es un conocedor experto de lo que enseña, eso es, la Palabra de Dios.

Si el maestro quiere tener maestría en sus enseñanzas, debe practicar de la palabra y así liberará la vida que fluye de la fuerza práctica de la Palabra a los que enseña (Hebreos 5:12 y 1 Timoteo 1:7).

El maestro tiene la misión de instruir vidas en la verdad. Y complementa la obra pastoral en la edificación del rebaño
(Tito 1:9 y 2:1).

X